¿Tocar a pesar del dolor?

Hoy os traducimos este artículo que habla un poco más sobre la necesidad de que los músicos se conciencien de los problemas de salud que puede acarrea el exceso de estudio y las tensiones. Esperemos que sirva para concienciar y reflexionar.

Publicación: WBUR’S Common Health

http://commonhealth.wbur.org/2015/12/audition-season-injuries-musicians

Autor: Ian Coss

Fecha: 28 diciembre 2015

Título original: Play Through The Pain? Audition Season Means Injury Risk For Young Musicians

 

Caitlin Cawley sólo tenía 15 años cuando desarrolló una tendinitis en ambos codos. La condición se conoce comúnmente como “codo de tenista”, pero Cawley no estaba practicando su saque. Ella estudiaba percusión en un programa pre-universitario.

Conoce más sobre la Tendinitis pinchando aquí.

Hizo caso omiso de las señales tempranas hasta que la sensación de picor creció y se convirtió en un dolor punzante en todo su antebrazo tan insoportable que tenía que dejar de tocar. Tuvo que dejar de tocar durante tres meses para que la inflamación de sus tendones bajara, y ha tenido múltiples brotes desde entonces.

Ahora que tiene 21 y es estudiante de último año en la Escuela de Música de la Universidad de Boston, Cawley se está preparando para una audición para programas de posgrado. Así, mientras que la mayoría de los aspirantes de universidad pueden suspirar aliviados ahora que sus exámenes finales han pasado, ella y otros estudiantes de música se dirigen de nuevo a las cabinas de estudio. Actualmente Cawley ensaya un promedio de seis horas al día, sin incluir los ensayos de conjunto. Según sus palabras: “En este momento estoy trabajando como nunca lo he hecho con la música.” Esa diligencia también significa riesgo de lesiones. Para Cawley y otros músicos jóvenes, la cuestión de esta temporada es: ¿Cuánto puedo tocar hasta que mi cuerpo convierta la perfección en dolor?

Sus probabilidades no son buenas. A mediados de la década de 2000, un médico con sede en Chicago comenzó a examinar a los estudiantes de música de nuevo ingreso en una universidad del Medio Oeste, y después de cuatro años, la tendencia de los datos fue clara: “Casi el 80% de los estudiantes sufrió un episodio de dolor relacionado con la práctica del instrumento” Para los músicos de cuerda, teclado y viento metal el porcentaje fue aún mayor. Para percusionistas como Cawley: el 100%. 

El Dr. Michael Charness, que dirige la Clínica de Artes Escénicas del Hospital Brigham y el Hospital de la Mujer, ha tratado a miles de músicos que tocan de todo, desde gaitas y cítaras hasta violas y trombones. Describe el quid de la cuestión: “Si nos fijamos en un cuarteto de cuerda, es la visión más natural del mundo, pero si les quitas los instrumentos de sus manos y los dejan en el suelo del escenario, no es una postura que debamos mantener mucho tiempo ni para la que estemos preparados. Los brazos se mantienen elevados, la muñeca en extensión, la cabeza inclinada – al mismo tiempo, se realizan rápidos movimientos repetitivos (un movimiento de dos minutos del “Mesías” de Handel incluye 740 golpes de arco en el violín). Es una receta para lesiones por esfuerzo repetitivo, y lo mismo podría decirse de cualquier instrumento cuando se toca intensamente.

” Los eventos de alta presión tales como audiciones y recitales traen mayor riesgo”, dice Charness “empujan a los músicos a tocar entre 8 o 10 horas al día y repetir el mismo pasaje una y otra vez para hacerlo bien – las cosas que la mayoría de los atletas saben que no debe hacer“. A menudo, Charness ve a esos mismos músicos en su clínica una vez que ha pasado la presión.

Pacientes músicos

Todos los sábados hay una fila de músicos en la clínica del Brigham que llevan fundas de instrumentos de todas las formas y tamaños. Dan Snydacker, un clavecinista que viaja desde Connecticut para el tratamiento, describe la sala de espera como un lugar donde se respira tensión: “Todos compartimos este sentimiento de pérdida de potencial.”
Aproximadamente la mitad de los músicos que Charness trata sufren de lesiones por uso excesivo de los tejidos blandos, como la tendinitis. El médico observa la forma de tocar de cada uno, en busca de la tensión en los hombros o un giro innecesario en la muñeca – hábitos sutiles que pueden conducir a la tensión.

Un poco menos comunes son las lesiones nerviosas – a menudo en la muñeca y el codo, donde los nervios pueden llegar a ser comprimidos o atrapado en las articulaciones. En muchos casos la condición es totalmente indolora, sólo afecta a la coordinación del músico. La enfermedad musical más rara y debilitante es la distonía focal, una condición neurológica que tiene sus raíces en el cerebro, pero afecta a una parte específica del cuerpo – los dedos para pianistas y, a veces los labios para los instrumentistas de viento. La condición no se entiende bien a pesar de que afecta a casi el 2% de los músicos profesionales – incluyendo el célebre pianista Leon Fleisher y, posiblemente, el compositor del siglo 19 Robert Schumann..

Conoce más sobre distonía focal leyendo estos post:

 

Snydacker, el clavecinista, sabía que algo andaba mal cuando empezó a notar que “le faltaban notas” al tocar. Entonces se dio cuenta de que sus dedos se arrugaban bajo su palma involuntariamente cuando se ponía a tocar. La distonía estaba interfiriendo con las rutinas de movimiento que había desarrollado a lo largo de años al clave, y ahora recibe inyecciones de botox regulares que relajan los músculos hiperactivos de la mano. Es poco probable que se dé una recuperación total; Snydacker sólo mantiene la esperanza de que pueda tocar el clave para sus nietos.

Charness es también teclista, y comenzó a tratar a músicos después de sufrir su lesión – un nervio atrapado en el codo. Él era médico residente en aquel momento, pero ninguno de sus profesores de neurología podía explicar lo que estaba mal. Sus manos parecían perfectamente bien, pero en el teclado del piano perdían repentinamente su precisión.
Una vez Charness encontró tratamiento, otros músicos que conocía de repente empezaron “a salir del armario” acercándose a él con sus propias heridas. Esto fue a mediados de la década de 1980, y no había ninguna clínica para tratar a los artistas, así Charness los vio en una habitación trasera del laboratorio donde trabajaba. Después de dos años, dice, estaba tratando a los principales músicos de orquesta de todo el país, entre ellos casi una cuarta parte de la local Sinfónica de San Francisco – todo por el boca a boca, todo en secreto.

La lesión está rodeada por el estigma y el secreto, lo cual cuadra a la perfección con la perspectiva de los músicos: Las orquestas no quieren músicos lesionados, al igual que un equipo de béisbol. Incluso los músicos con un empleo estable podrían mantener en secreto sus problemas de salud a sus colegas y al director, por miedo de enfrentarse a un escrutinio adicional. Así Charness tiene cuidado en proteger la confidencialidad de sus pacientes, a sabiendas de que este secreto hace que sea aún más difícil para ellos obtener ayuda.

Practicando el bienestar

La medicina aplicada aplicada a los artistas ha cambiado mucho desde que Charness atendía a músicos en la trastienda. El tema ganó mayor atención en 1987, cuando un estudio realizado por la Conferencia Internacional de Músicos de Orquestas Sinfónicas dio a conocer que el 76% de sus miembros había sufrido una lesión tocando que afectó seriamente su rendimiento. Charness abrió su clínica en Boston dos años más tarde, y ahora es uno de los varios médicos en el país que tratan específicamente a músicos.

Pero en el mundo de la música clásica, los viejos hábitos tardan en morir. En los cursos de música, encuentros de orquestas o campamentos todavía se pide a los niños que toquen durante siete horas al día y muchos profesores están más pendientes de la expresión o la afinación que de los movimientos y la postura.

El estigma de la lesión persiste también. Cawley recuerda haber oído a los 16 años: “Si le dices a la gente que estás lesionado, que no vas a funcionar, la gente no te va contratar.” Y mientras que ninguno de sus maestros hoy volvería a decirle que “toque a pesar del dolor”, la cultura competitiva de la industria de la música empuja a algunos músicos a hacer precisamente eso.

Cawley debe navegar en este terreno contradictorio con cuidado. Durante una sesión de estudio reciente, estaba trabajando en una suite de violonchelo de Bach arreglada para marimba, un instrumento cuyo barras de madera están colocadas como las teclas de un piano, que mide casi 3 metros de punta a punta. Las notas llegan en un flujo constante y Cawley, con poco más de metro y medio de altura, se sostiene en la punta de sus pies mientras se mueve para seguir la melodía.

“Lo que pasa con Bach”, dice ella, “es que no te puedes perder.” Si la baqueta cae un centímetro a la izquierda, todo el mundo lo sabrá. Pero a pesar de su determinación por tocar las notas correctas, está igualmente decidida a no forzar su cuerpo demasiado. Otra lesión ahora podría poner patas arriba todo lo que estaba construyendo.

La audición de Cawley para la escuela de posgrado está a sólo unas semanas de distancia, pero ella conoce sus límites y no los fuerza. Cada sesión de práctica comienza con 30 minutos de estiramientos y calentamientos y no toca más de 90 minutos sin tomar un descanso. Si no puede trabajar más con las manos, Cawley practicará mentalmente con las partituras – una técnica que desarrolló después de su primer combate con la tendinitis cuando no podía tocar más de 15 minutos al día.

La mayor parte de estas estrategias de estudio no las enseñaban en conservatorios cuando Snydacker estudió música en la década de 1970. Él recuerda: “Como todos los de mi generación, practiqué hasta que no pude practicar más. Practiqué demasiado”. Tocó a pesar de la tensión y la incomodidad -. “Lo que los músicos de hoy saben que no deben hacer.” Charness ha trabajado a lo largo de su carrera para extender este conocimiento, y da consejos para la prevención de lesiones en el sitio web de la clínica. Pero incluso con todas las mejores prácticas y la precaución en el mundo, el miedo a la lesión permanece.

Cawley ha visto las cicatrices quirúrgicas en los brazos de sus compañeros que sufrieron de atrapamiento del nervio, y oído las historias de las oportunidades perdidas o carreras que terminaron por problemas de salud. A medida que se toma un descanso en el estudio, Cawley reflexiona sobre la naturaleza tenue de su profesión: “Es difícil pensar que tu cuerpo está tan conectado a tu sustento. La mayoría de la gente, cuando se lesiona de alguna manera, todavía puede seguir alimentando a su familia. Si eres músico de orquesta, sólo tienes una habilidad. Y si desaparece, estás jodido. Es una cosa extraña con la que hay que lidiar”.

Tan pronto como terminamos de hablar, Cawley vuelve a practicar. Las audiciones se acercan, el día estaba acabando, y ella estaba tímidamente lejos de su objetivo de seis horas.

 
Importante: Aclaramos que en Gran Pausa no se da ningún tipo de consejo médico ni tratamiento para problemas físicos o mentales sin el consejo de un médico, sea directa o indirectamente. En el caso de aplicar con ese fin alguna información de este sitio, Gran Pausa no asume la responsabilidad de esos actos. La intención del sitio es solamente ofrecer información sobre lesiones y otras afecciones del músico para que estos problemas se conozcan y comprendan un poco mejor.
¡Síguenos en Facebook, Twitter y YouTube!
banner
Suscríbete y recibe en tu email todas las convocatorias, audiciones y nuevos post.
Introduce tu dirección de email:
The following two tabs change content below.
Violista, licenciada en Comunicación Audiovisual y con un Máster en Investigación (Premio al mejor expediente). Me encanta poder unir mis dos mundos a través de Gran Pausa, y así poder ayudar a otros músicos que, como yo, se hacen nuevas preguntas cada día.

Latest posts by Teresa Gonzalez Portillo (see all)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *