Lesiones del fagotista

Esta semana hablamos de las lesiones del fagotista. En estos post vamos a identificar sólo algunas dolencias que son propias de unos y otros instrumentistas. Si quieres aprender más sobre lesiones y ejercicios para músicos te recomendamos que leas estos libros

NOTA: Nuestra sección Lesiones del… está enfocada a dar a conocer de manera resumida las principales lesiones que cada especialista puede sufrir en función del instrumento que toca. En ningún momento debes auto-diagnosticarte o tratarte, o buscar un diagnóstica a través de la red. Nuestra intención es sólo la de difundir estos conocimientos, con la intención de que los músicos conozcan los riesgos de su profesión y, ante todo, tomen medidas preventivas. Nuestros consejos ante cada tipo de lesión son sólo a modo de “primeros auxilios” o acciones preventivas antes de acudir al especialista en lesiones. Si crees que sufres alguna de estas lesiones es importante que consultes con un médico rehabilitador, un fisioterapeuta o cualquier otro especialista, que te proporcionará el tratamiento adecuado.

DOLENCIA

¿QUÉ ME DUELE Y POR QUÉ?

¿QUÉ HAGO/CÓMO PREVENIR?

Distensión en el cuello y la cara (relacionado con trastornos temporomandibulares)La presión a que se somete la cavidad bucal y las vías respiratorias superiores puede provocar problemas en los músculos del rostro.Reposar y evitar las sobrecargas. Realizar ejercicios específicos para la cara.
Sobrecarga muscular en brazo y mano derecha.Debido a que el peso del instrumento recae sobre el pulgar derecho que sujeta la “mariposa”. Las molestias pueden originarse en el propio pulgar.Hacer los descansos pertinentes y mantener una buena postura.
Irritación en el labio inferiorLa piel se irrita, enrojece o fisura.Usar algún tipo de bálsamo y descansar el labio.
Lesión en el nervio de la embocaduraLa presión excesiva o repetida del instrumento puede aprisionar el nervio contra el hueso o los dientes, provocando un hormigueo.Reposar hasta que la lesión se recupere por completo.
Fatiga crónica de la embocadura o sobreuso muscular del labioLas tensiones y el exceso de trabajo provocan cansancio muscular en los labios. Puede deberse a que aprietas mientras tocas.Reposo y ejercicios de relajación del rostro.
Tendinitis en mano derechaDebido a la forma en que se sujeta el instrumento. También sobreviene por tensiones.Reposo. Una vez pasada la lesión, fortalecer la zona y realizar ejercicios.
Sobrecarga muscular de la espalda/cuelloSentirás dolor y agotamiento en la mitad superior de la espalda. Puede ser porque has tocado muchas horas o estás tenso, con mala postura.Calor en la zona y estiramientos.
Problemas de denticiónDebido a la embocadura podemos provocarnos roces en los dientes o maloclusión (no cerrar correctamente la mandíbula)No sobrecargar. Usar protectores para los dientes. Visita nuestro post sobre trastornos temporomandibulares

¡¡Recuerda!! El mejor tratamiento es la prevención. Ponerse a tocar sin calentar es un gran error. Obsérvate mucho, cuida tu postura y tus crispaciones mientras tocas. ¡Mantén tu musculatura fuerte!

 

¡Síguenos en Facebook, Twitter y YouTube!

 

Suscríbete y recibe en tu email todas las convocatorias, audiciones y nuevos post.

Introduce tu dirección de email:

 banner 
Importante: Aclaramos que en Gran Pausa no se da ningún tipo de consejo médico ni tratamiento para problemas físicos o mentales sin el consejo de un médico, sea directa o indirectamente. En el caso de aplicar con ese fin alguna información de este sitio, Gran Pausa no asume la responsabilidad de esos actos. La intención del sitio es solamente ofrecer información sobre lesiones y otras afecciones del músico para que estos problemas se conozcan y comprendan un poco mejor.
 

The following two tabs change content below.
Violista, licenciada en Comunicación Audiovisual y con un Máster en Investigación (Premio al mejor expediente). Me encanta poder unir mis dos mundos a través de Gran Pausa, y así poder ayudar a otros músicos que, como yo, se hacen nuevas preguntas cada día.

Latest posts by Teresa Gonzalez Portillo (see all)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *