Artículo invitado: Cómo solucionar un problema técnico o musical

Hoy escribe como invitado para Gran Pausa Jorge Fernández Fernández

Graduado en Historia y Ciencias de la Música por la Universidad de Valladolid, donde cursa posteriormente un máster de investigación en Música Hispana, obteniendo en ambos el Premio Extraordinario. Estudios de guitarra en el Conservarorio Superior de Castilla y León, y de dirección orquestal en la Escuela Navarro Lara. Puedes visitar su blog en este link.

Jorge nos da en su post algunas claves y pasos a seguir cuando nos encontramos con un problema técnico o musical. Esperamos que disfrutéis de los consejos de nuestro invitado de hoy.

1. Identifica el problema

Tal vez pueda parecerte evidente reconocer un problema o error en la interpretación, pero no siempre es tan sencillo. De hecho, es necesaria una gran habilidad y sutileza para detectar pequeños detalles que pueden pasar desapercibidos. Se requiere ser perfeccionista, estar atento y partir de la humildad de saber que todos cometemos errores. Afina tu oído y formúlate preguntas del tipo:

  • ¿Estoy realizando los movimientos con el mínimo esfuerzo?
  • ¿Contrasto suficientemente las dinámicas?
  • ¿Cómo está la afinación? ¿Hay precisión rítmica? ¿Y la articulación?
  • ¿Me gusta el color y sonido? ¿Está acorde con el contenido emocional de la música?

2. Define y analiza el problema

  • Señálalo en la partitura. Puedes hacerlo mediante un círculo en las notas o si es un pasaje más largo, aislándolo con corchetes o paréntesis (ejemplo 1). Resulta muy visual asignar un color distinto para cada tipo de problema (por ejemplo: rojo a la digitación, naranja a la afinación, azul al ritmo…).

1

Ejemplo 1: Liebesfreud para violín y piano (Friz Kreisler), cc. 1-5.

  • Define el problema:
  1. Se específico: ¿el problema está en el ritmo, la expresividad, la precisión, articulación, afinación, digitación,…? Cuanto más específicos seamos describiendo las dificultades, más fácil resultará buscar soluciones.
  2. Se objetivo: trátalo de manera neutral. En vez de pensar “este compás está horroroso”, sustitúyelo diciendo: “el sol# y el si del compás cuatro están desafinados”.
  • Busca una explicación: Observa todos los elementos implicados en la situación con el fin de analizarlos y pensar sobre sus posibles conexiones. Pregúntate cuantas veces sea necesario por qué y llega siempre que se pueda al problema principal más profundo.

Ejemplo: he fallado el Re del compás 25 porque tenía mucha tensión. ¿Por qué? Porque tenía miedo. ¿Por qué? Porque no había tocado nunca ante tanta gente.

Como ves, a menudo una parte importante del problema suele deberse a una actitud equivocada o aspectos psicológicos que producen una tensión corporal excesiva.

3. Estúdialo muy lentamente

La clave de estudiar muy lentamente es la de ser consciente de qué están haciendo exactamente los músculos implicados en el movimiento en cada momento. La idea es poder pensar, procesar la información y analizar lo que estamos tocando, evitando el “piloto automático”. Es necesario tocar siempre el pasaje igual que lo haríamos a velocidad normal, es decir, con la misma técnica, articulación, dinámicas, etc. En otras palabras, debemos pensarlo como un estudio a “cámara lenta” o “súper lenta”.

El gran golfista Ben Hogan fue uno de los deportistas que más hacía uso de esta técnica, como se puede apreciar en este vídeo casero. A partir del minuto 1:45 se observa cómo ralentiza hasta el extremo el swing con una fluidez y control increíble.

4. Aplica técnicas de resolución variadas

Algunos problemas fáciles se solucionan rápidamente cuando uno se percata de ellos y los define. Por ejemplo, si en un ensayo de cuarteto hay un acorde que no suena como debiera y me doy cuenta que he dado una nota falsa porque he contado mal un silencio, ya sé que tengo que hacer para la siguiente vez. Sin embargo, también existen problemas más profundos que necesitan un estudio riguroso. En esas ocasiones, y dependiendo de la situación y del contexto, puedes utilizar alguna o varias de las 5 técnicas que ejemplifico a continuación:

  • Varía el ritmo

Practicar un pasaje con el que tenemos problemas con distintos ritmos es una táctica muy utilizada. El ejemplo 1 es un estudio de velocidad para guitarra. Para llegar a la velocidad que deseamos, es útil tocarlo con variaciones rítmicas cada vez con grupos de notas más grande, como muestro en el ejemplo 3.

2

Ejemplo 2: Estudio no.1 (Emilio Pujol) del libro II de Escuela Razonada para Guitarra, cc. 1-3.

Ejemplo 3: Pasos a seguir.

3 456

  • Trabaja desde el final

Esta técnica nos ayuda a aumentar la dificultad progresivamente. En el ejemplo 4, las semicorcheas que están entre corchetes requieren una atención especial para tocarlas de forma natural.

7

Ejemplo 4: II Movimiento de la Sonata K. 33 para piano (Mozart), cc. 1-5.

En el ejemplo 5 se observa como he diseccionado el pasaje en distintos grupos. Comienzo con el último grupo y si lo repito correctamente tres veces, voy sumando otro más.

1011121314

Ejemplo 5: Pasos a seguir.

  • Focalízate en los componentes

Divide el problema en partes. En el ejemplo 6 hay un problema de afinación en las notas entre corchetes. En el ejemplo 7 se observa como un violinista puede solucionar el problema, focalizándose en cada una de las voces por separado. Eso sí, siempre manteniendo la misma digitación y golpes de arco del pasaje original.

15

Ejemplo 6: Liebesfreud para violín y piano (Friz Kreisler), cc. 1-5.

161718

Ejemplo 7: Pasos a seguir.

  • Omite primero algunas notas

El ejemplo 8 es un típico pasaje dificultoso debido a las semicorcheas y al tempo rápido. Una buena idea puede ser omitir en un principio algunas notas y luego reinsertarlas pero sin tocar las anteriores (ejemplo 9).

19

Ejemplo 8

2021

Ejemplo 9: Pasos a seguir.

  • Reconstruye el pasaje

Podemos simplificar fácilmente un pasaje musical reduciéndolo a sus elementos básicos. En el ejemplo 10 aparece un fragmento de El Mesías de Haendel, cantado por los bajos con la palabra “rage”. En su libro The Naked Voice, Stephen Smith explica cuál puede ser el proceso para estudiarlo (ejemplo 11).

30

Ejemplo 10: El Mesías, Air 2.17B (G. F. Haendel), cc. 50-52.

Ejemplo 11: Pasos a seguir.313235363433

Lectura recomendada: The Musicians Way: A Guide to Practice, Performance, and Wellness

 

¡Síguenos en Facebook, Twitter y YouTube!

 

Suscríbete y recibe en tu email todas las convocatorias, audiciones y nuevos post.

Introduce tu dirección de email:

 banner 
Importante: Aclaramos que en Gran Pausa no se da ningún tipo de consejo médico ni tratamiento para problemas físicos o mentales sin el consejo de un médico, sea directa o indirectamente. En el caso de aplicar con ese fin alguna información de este sitio, Gran Pausa no asume la responsabilidad de esos actos. La intención del sitio es solamente ofrecer información sobre lesiones y otras afecciones del músico para que estos problemas se conozcan y comprendan un poco mejor.
 
The following two tabs change content below.
Violista, licenciada en Comunicación Audiovisual y con un Máster en Investigación (Premio al mejor expediente). Me encanta poder unir mis dos mundos a través de Gran Pausa, y así poder ayudar a otros músicos que, como yo, se hacen nuevas preguntas cada día.

Un comentario

  • Excelente articulo, como docente me encuentro día a día con la dificultad de hacer entender al estudiante, la importancia de la lentitud…lo compartiré a todos!!!
    Muchas gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *