Conquistando los nervios… Soluciones a problemas que nos da el miedo escénico (I)

La revista The Strad hace una labor de difusión y apoyo a los músicos que es conocida por muchos. Entre sus múltiples artículos hemos encontrado una serie muy interesante titulada Conquering performance nerves. En cada uno de estos artículos se da solución a distintos problemas que surgen a raíz del miedo escénico, y con los que los músicos lidiamos casi a diario. Por ello, en Gran Pausa hemos decidido traducir algunos de estos artículos al español. ¡Esperamos que os sirvan de ayuda!

En esta primera parte vamos a traducir dos artículos que tratan sobre dos problemas: mantenerse concentrado, y mantener un tempo estable.

El problema: Mantenerse concentrado en el escenario

Traducido del original: Conquering performance nerves: staying focused on stage

Autores: Brian Hodges y Diana Allan

URL: https://www.thestrad.com/conquering-performance-nerves-staying-focused-on-stage/1668.article

Mantener a raya tus pensamientos es una habilidad muy importante para un músico, sobre todo durante una actuación. Los estudiantes plantean estas reflexiones a menudo, justo después de haber actuado: “No sé lo que pasó en ese sitio, pero mi cerebro simplemente se fue a otro lado”; “Me resultó difícil recuperar mis pensamientos después de cometer ese error”; “¡No sé a dónde fue mi mente!”.

Cuando estamos en un estado intenso y nuestra adrenalina está a tope, nuestros cerebros pueden estar bastante inquietos y seguir cualquier rastro de pensamiento fuera de nuestro control -como Alicia y el conejo-. Nuestras mentes están tomando la opción de volar en lugar de luchar. Sin embargo, la verdad es que tenemos más control sobre nuestros pensamientos de lo que creemos, y mediante la práctica y la diligencia, podemos aprender a enfocarnos en lo que es más importante para tocar mejor.

Un escenario muy común es aquel en el que cometemos un error – no importa cuán insignificante – lo cual provoca que nuestro cerebro se detenga y se obceque en el fallo que ahora está tres compases atrás, y contando. Mientras tanto, la música continúa y tu mente no se enfoca en lo que está sucediendo en el presente. Como es de esperar, esto lleva a más errores en un efecto de bola de nieve. Aprender a aceptar el error en el momento y cultivar la capacidad de seguir adelante puede ser muy valioso para lograr mantener la concentración.

Las soluciones

Una excelente estrategia es practicar la actuación. Si tu profesor no te proporciona esta oportunidad en clase, crea tú mismo esa oportunidad de actuar. Toca para cualquiera que te escuche (especialmente las personas que te ponen nervioso). A medida que vayas actuando y sientas que tus pensamientos empiezan a perder el foco, di frases internamente. Cosas como ‘sigue adelante’, ‘concéntrate’ o ‘¿qué está pasando en la música ahora?’. Lo que te digas a ti mismo depende de ti, pero tener palabras de control puede hacer que vuelvas a la obra musical que tienes entre manos.

Tienes más control de lo que crees. Cuanto más ensayes tu interpretación, más fácil te será mantener el rumbo de tus pensamientos.

El problema: Empezar bien y mantener el tempo

Traducido del original: Conquering performance nerves: starting well and keeping tempo on track

Autor: Brian Hodges

URL: https://www.thestrad.com/improve-your-playing/conquering-performance-nerves-starting-well-and-keeping-tempo-on-track/7358.article

Lo que sucede con nuestros cerebros y, por lo tanto, nuestra percepción en el escenario, es un fenómeno fascinante. Podemos estudiar tan despacio como nos gustaría en nuestra habitación, sintiéndonos seguros y manteniendo el control. Sin embargo, y en el momento en que pongamos el arco a la cuerda en una situación de estrés, podemos tirar todo por la ventana.

Es importante comprender que tienes control sobre cómo establecer tu tempo y cómo sentirte en el escenario. A pesar de que tu corazón puede estar acelerado como el de una liebre, es posible encontrar un lugar donde centrarse y comenzar correctamente, lo que tendrá implicaciones positivas para el resto de la interpretación.

Las soluciones

El primer paso es tomarse un tiempo antes de comenzar. Muchos músicos, tan pronto como saludan y toman su lugar en el escenario (de pie o sentados), inmediatamente tocan antes de estar realmente 100% listos. Puede existir la percepción de que el público se impacientará si el intérprete tarda demasiado en situarse, lo cual, por supuesto, no es cierto. Solo parece mucho tiempo para ti. El público esperará pacientemente. Quieren una actuación fantástica y si toma un minuto extra mientras te concentras, que así sea.

Una vez que encuentres tu lugar en el escenario, tómate un momento para respirar profundamente, cierra los ojos si es necesario. Canta la música en tu cabeza, solo algunos compases a un ritmo en que te sientas seguro y cómodo. Si realmente te sientes nervioso, toma el tempo más lento de lo que habías planeado. Lo más probable es que la combinación de tu adrenalina, nervios y emoción hará que lo sientas más rápido de todos modos, por lo que al tomar un tempo más deliberado dividirás la diferencia.

Si hay otro músico involucrado, discute de antemano cómo vais a comenzar. Construye lugares en la música para reagruparse, por así decirlo, si el tempo se pone demasiado rápido. Si generalmente comienzas bien, pero eres propenso a apresurarte, conscientemente haz tus movimientos y gestos más grandes. Por ejemplo: usa más arco, haz movimientos de brazo más grandes, lo que sea necesario para evitar tensarse y cansarse.

La clave es saber que está bien tomarse un tiempo antes, y comenzar a buscar tu lugar interno, donde te sientes cómodo y controlado. Puede llevar un tiempo acostumbrarse en las actuaciones, pero la sensación que obtienes cuando actúas desde una posición de fuerza y seguridad vale la pena.

 

 

¡Síguenos en Facebook, Twitter y YouTube!

 

Suscríbete y recibe en tu email todas las convocatorias, audiciones y nuevos post.

Introduce tu dirección de email:

  banner  
Importante: Aclaramos que en Gran Pausa no se da ningún tipo de consejo médico ni tratamiento para problemas físicos o mentales sin el consejo de un médico, sea directa o indirectamente. En el caso de aplicar con ese fin alguna información de este sitio, Gran Pausa no asume la responsabilidad de esos actos. La intención del sitio es solamente ofrecer información sobre lesiones y otras afecciones del músico para que estos problemas se conozcan y comprendan un poco mejor.
 

The following two tabs change content below.
Violista, licenciada en Comunicación Audiovisual y con un Máster en Investigación (Premio al mejor expediente). Me encanta poder unir mis dos mundos a través de Gran Pausa, y así poder ayudar a otros músicos que, como yo, se hacen nuevas preguntas cada día.

Un comentario

  • Interesante artículo. No conocía The Strad, gracias por compartirlo. La verdad es que los nervios han sido siempre mi caballo de batalla como músico. Es muy positivo que se hable sobre ello, que se ofrezcan soluciones y que los músicos lo veamos como algo normal que también podemos trabajar.

    Un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *